Gas Mostaza: La Primera Quimioterapia de la Historia.

       El gas mostaza fue una de las armas mas destructivas durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, una exposición casual a este agente químico, marcó el inicio de una nueva era en la lucha contra el cáncer.

     A pesar de su nombre, el gas mostaza o  la mostaza sulfurada es un liquido. Se lanzaba contra el enemigo dentro de proyectiles de artillería, sembrando el campo de batalla de una sustancia oleosa y pegajosa (parecida al jerez), que se evaporaba lentamente sin necesidad de luz solar.

Mannschaft mit Gasmasken am Fla-MG

     El gas mostaza es una sustancia altamente vesicante, es decir, produce ampollas, ulceración y grandes quemaduras. Al ser inhalado irrita la mucosa de la tráquea que puede sufrir desgarros y afectar a los bronquios y pulmones.  En los ojos produce un cuadro de conjuntivitis aguda, dificultando la visión, incluso llevando a la ceguera.

      Los efectos del gas mostaza dejaron en el campo de batalla una imagen dantesca:

        “los soldados muestran grandes ampollas color mostaza, ojos que no ven, cerrados y pegados. Siempre luchando por respirar, sus voces son un mero susurro, saben que sus gargantas se cierran y que van a asfixiarse”. 

     Era un espectáculo frecuente ver líneas de soldados ciegos, con la mano sobre el hombro del hombre que lo precedía, guiados por un vidente hasta la enfermería.

Centenario-de-la-Primera-Guerra-Mundial--biblioteca-para-una-carniceria

     Las secuelas fueron tan devastadoras, que después de la Primera Guerra Mundial la Convención de Ginebra de 1925, prohibió el uso de este tipo de armas químicas en los enfrentamientos bélicos.

     Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial los dos bandos decidieron “tenerlo cerca” (por si el enemigo decidía utilizarlo primero), desencadenando un fatal accidente:

      El 2 de diciembre de 1943 un buque de la armada de EEUU, el SS John Harvey, permanecía atracado en el puerto de Bari (Italia) con un cargamento secreto almacenado en sus bodegas: 100 toneladas de gas mostaza. Ese mismo día el ejercito nazi  lanzó un ataque aéreo matando a más de 1.000 personas, y hundiendo 17 barcos, uno de ellos el Harvey, que tras incendiarse liberó su carga letal al mar y provocó una enorme nube tóxica.

highflight-disaster-at-bari4

El SS John Harvey de la armada de EEUU liberando su carga tóxica en el puerto de Bari, durante la II Guerra Mundial.

     El médico estadounidense Stewart F. Alexander fue enviado a Bari para estudiar las consecuencias de la tragedia. Las autopsias realizadas a las víctimas revelaron que el gas mostaza había atacado preferentemente la médula ósea y destruido las células blancas de la sangre. En su informe, Alexander indicó que si el gas mostaza afectaba preponderantemente a los leucocitos, éste de alguna forma, podría ser benéfico para el tratamiento de pacientes con leucemia.

     La idea de utilizar derivados del gas mostaza para tratar enfermedades neoplásicas, ya había sido considerada en 1942 en la universidad de Yale, donde los farmacólogos  Louis S. Goodman y Alfred Gilman consiguieron aislar extractos del gas mostaza (clormetina, Mustargen). Encontraron que éstos brindaban un beneficio temporal a pacientes con linfoma de Hodgkin y de otro tipo, así como en la leucemia. Este trabajo permaneció “aparcado” hasta el incidente con gas mostaza que atrajo de nuevo la atención de la comunidad médica. Tras el suceso de Bari, se reforzó la hipótesis de que el efecto del gas mostaza en los glóbulos sanguíneos podría tener utilidad terapéutica. Este sería el inicio de la era de la quimioterapia antineoplásica.

     En 1946, se publicaron los resultados y se llevaron a cabo nuevas investigaciones acerca de las mostazas nitrogenadas, lo que dio lugar a la síntesis de los primeros agentes alquilantes como la mecloretamina.

Fuentes consultadas.-

Anuncios

5 comentarios en “Gas Mostaza: La Primera Quimioterapia de la Historia.

  1. Anónimo dijo:

    Es una pena enorme, que el avance de la medicina, en este caso el fatal y despiadado gas mostaza, que se vea su avance de esta manera, todos los químicos fuera de las guerras, todas las guerras fuera del mundo,
    excelente articulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s