“La Maquina” para practicar partos de Madame Du Coudray

Marguerite-Angélique le Boursier du Coudray recorrió Francia durante veintitrés años enseñando a las mujeres campesinas el oficio de partera. La acompañaba un novedoso maniquí para practicar partos, conocido como la “máquina”. Una herramienta educativa sin precedentes en la capacitación de futuras matronas, precursora de los actuales simuladores obstétricos que ayudaría a salvar miles de vidas.

1497586_548735181923879_6597227491944179771_n

Entre otros muchos logros, a esta matrona del siglo XVIII, se le atribuye la invención de uno de los primeros simuladores obstétricos de la historia.

MADAME DU COUDRAY

La historia de Marguerite-Angélique, antes de convertirse en Madame du Coudray, es todo un misterio. Se cree que nació en Clermont-Ferrand en 1712 o 1714 en el seno de una familia de médicos. No estaba casada y nunca dio a luz. Dos requisitos imprescindibles para ser matrona en aquella época.

La primera referencia sobre Madame du Coudray la sitúan en París, en 1740, donde se graduó en la Facultad de Cirugía y obtuvo su título de matrona. Algunos años después de su graduación, el gremio de cirujanos negó la formación de nuevas parteras considerando que invadía sus competencias.

angelique-marguerite-le-boursier-du-coudray

Las matronas seguían ejerciendo sin ninguna preparación, y el número de muertes durante el parto aumentaba de un modo escalofriante. Para remediar esta situación, el rey Luis XV propuso a Madame du Coudray recorrer Francia e instruir a mujeres y cirujanos en el “arte del parto”. La intención del monarca era salvar bebés para Francia. Potenciar el nacimiento de futuros soldados para servir en un ejército estrepitosamente mermado después de la Guerra de los Siete Años.

SALVANDO BEBÉS PARA FRANCIA

Entre 1760 y 1783, Madame Coudray visitó cerca de cuarenta ciudades formando a más de 4.000 mujeres y capacitando a 500 parteras y cirujanos. Hombres y mujeres preparados para continuar con su labor divulgando sus enseñanzas.

A su llegada, los párrocos de cada localidad se encargaban de anunciar los cursos y movilizar a las futuras alumnas. La mayoría no sabía leer ni escribir por lo que su método de enseñanza, utilizando “la máquina” como herramienta didáctica, era sin duda el más apropiado. Según los archivos, en cada aldea, el índice de mortalidad en los partos descendía tras su paso.

slideshowLogró concienciar a la sociedad francesa sobre la importancia de la higiene y los cuidados al recién nacido y a la madre. En 1759, publicó un libro titulado Abrégé de L’art des Accouchements  (El Compendio del Arte de dar a Luz), escrito en un lenguaje sencillo y con láminas explicativas a todo color.  Se basó en este libro para impartir sus clases y conferencias itinerantes.

LA MÁQUINA

Los primeros simuladores obstétricos, fabricados con el propósito de guiar a parteras y cirujanos en el proceso del parto, se comenzaron a utilizar en París, en la escuela de formación de M. Grégoire en el año 1700. Eran conocidos como “phantoms” y consistían en un simple cesto de mimbre cubierto con cuero o seda de color negro. En su interior se colocaba una pelvis humana y el cadáver (conservado) de un feto.

Estos primitivos modelos de aprendizaje darían paso a otros más complejos y precisos como “la machine” ideada por Madame Coudray. A pesar de que se fabricaron cientos de réplicas, el único ejemplar de “La máquina” que se conserva, se encuentra  en exhibición en el Museo Flaubert y de Historia de la Medicina en Rouen (Francia).

la-maquine.jpg

Se trata de un maniquí a tamaño real que emulaba la parte inferior del cuerpo de una mujer. Estaba fabricado en cuero y lino de color rosa, y relleno de algodón. Para hacerlo más real, en su interior colocó los huesos de la pelvis de una joven fallecida. Varias cadenas y correas simulaban la dilatación durante el parto.

10387295_548735615257169_5334032523927090139_n

Radiografía que muestra la pelvis en su interior

Puso especial cuidado en la fabricación del maniquí infantil. Tenía el tamaño de un recién nacido y estaba totalmente articulado. Los rasgos de su rostro, más bien toscos, estaban dibujados de manera esquemática. Sin embargo, la boca se presentaba abierta y permitía introducir dos dedos 5 cm. De este modo, el estudiante podía practicar “la maniobra de Mauriceau” y facilitar el paso de la cabeza del bebé en caso de presentación de nalgas.

mg_7276_1.jpg

 

machine-coudray_page_6.jpg

El cordón umbilical, tal como sucede en un embarazo real, medía 50 cm.

1545813_419546414842757_558984355_n

No dejó ningún detalle al azar, incluso pensó en el nacimiento de gemelos. Un parto de alto riesgo en aquella época.

Cada muñeca mide 25 cm y corresponden a un embarazo de cinco meses. Están unidas por su cordón umbilical a una sola placenta, que se presenta dividida en dos por una membrana de gasa de algodón. El lado materno de la placenta está fabricado con una esponja cortada por la mitad.

1796498_548735268590537_1340088998575488757_n.jpg

Entre los accesorios que sirvieron para demostrar las diferentes etapas del embarazo, se incluye la representación de un útero y un feto prematuro (de siete meses).

img-5-small700.jpg

SU LEGADO

A finales del siglo XVIII, dos tercios de las parteras de Francia habían sido formadas por Madame du Coudray.

Su revolucionaria labor como docente, encaminada a prevenir los riesgos durante el parto, ayudó a salvar miles de vidas y sentar las bases científicas de la obstetricia moderna.

Marguerite-Angélique le Boursier du Coudray murió en Burdeos el 17 de abril de 1794,  durante el Reinado del Terror, un año después de que Luis XVI y su esposa María Antonieta  fueran ejecutados. Para muchos su muerte sigue siendo un misterio. Algunos historiadores sostienen que Coudray, la matrona del rey, fue ejecutada en secreto. Otros argumentan que murió de vejez con 82 años.

Hoy día nos seguimos beneficiando de su  iniciativa y creatividad que hicieron posible uno de los grandes avances en la Historia de la Medicina.   

Su invención, sin duda alguna, abrió el camino a los actuales y sofisticados SIMULADORES DE PARTOS

Geburtshilfliches_Phantom.jpg

LIBRO http://www.boutique.pointdevues.com/la-machine-de-madame-du-coudray.html

http://www.simulacionobsgin.com/

Anuncios

5 comentarios en ““La Maquina” para practicar partos de Madame Du Coudray

Responder a Iñaki Alegria Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s