El Doctor en Medicina Sir Arthur Conan Doyle

 

    El escritor británico Arthur Conan Doyle siempre será recordado  por ser el creador del detective mas famoso de la historia: Sherlock Holmes. Sin embargo, en un principio no entraba en sus planes dedicar su vida al noble arte de la escritura.

      En 1876 comienza la carrera de medicina en Edimbugo y se especializa en oftalmología en Viena. Realiza sus prácticas en varios barcos mercantes y ejerce como médico militar en la campaña de Sudáfrica. Durante esta época de su vida, el joven Doyle compagina la escritura de relatos breves con su tesis doctoral: un detallado estudio sobre la Tabes dorsal An Essay Upon the Vasomotor Changes in Tabes Dorsalis.

     Unos años mas tarde se traslada a Londres  y abre, con gran esfuerzo económico, su propia clínica oftalmológica. A su consulta acudían muy pocos pacientes y Doyle pasaba largas horas desocupado y aburrido. Quizá, este exceso de tiempo libre le empujó a tomarse mas en serio su carrera de escritor. Lo cierto es que su primera gran obra Estudio en Escarlata, en la que presenta al mundo al erudito detective Sherlock Holmes y a su compañero de aventuras el Dr. Watson, la escribió en su consulta.

      El personaje de Sherlock Holmes aparece por primera vez en 1887. Un detective carismático que atrapa a los lectores con su mezcla de ingenio y excentricidad. Al parecer, Holmes, fue solo un producto de la imaginación de Arthur Conan Doyle, se inspiró en Joseph Bell, uno de sus profesores de la universidad de medicina. Incluso, la célebre muletilla «elemental…», es la misma que solía emplear el Dr. Bell con los alumnos en sus clases de medicina. El Dr. JosephBell poseía una personalidad analítica, era metódico y muy inteligente. Estas habilidades le llevaron colaborar con Scotland Yard en varias ocasiones, incluso intentó descifrar el famoso caso de Jack el Destripador. Por su «método analítico», su gran capacidad de observación y sus admirables juicios diagnósticos, el Dr. Joseph Belle,  está considerado, hoy día, uno de los precursores de la ciencia forense.

      En la presentación de uno de sus libros de aventuras, Doyle, agradece al Dr. Bell su labor como médico forense y reconoce abiertamente haber sido su gran inspiración a la hora de escribir sus mayores éxitos literarios:

     «No cabe duda de que es a usted a quien debo Sherlock Holmes. No creo que el trabajo analítico de Holmes supere los resultados que le he visto obtener a usted en su consulta. He intentado, partiendo de los principios que nos enseñó —la inferencia, la observación y la deducción — crear un individuo que, como usted, lleve los asuntos hasta sus últimas consecuencias…»

 

23514420_1411733283

Fuentes consultadas.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s